Termoterapia – ¿Qué es y cómo funciona?

La termoterapia es la aplicación de calor con fines terapéuticos. Existen diversas formas de aplicar este calor y, en general, lo que se busca es un efecto sedante, relajante.

Las técnicas de termoterapia utilizan diferentes formas de calor como tratamiento, ya sea en forma sólida, semilíquida o gaseosa. Para que se considere como termoterapia, es necesario que la temperatura del elemento aplicado sea superior a la que fisiológicamente tiene el organismo. En cuanto al máximo de temperatura, depende de la sensibilidad térmica del paciente.

Puede clasificarse como superficial cuando la penetración es baja (como con el uso de infrarrojos o en acciones terapéuticas por mecanismos reflejos) o profunda cuando se dan efectos biológicos gracias al calentamiento directo de tejidos profundos (como sucede en el uso de algunas corrientes eléctricas)

La mayor parte del calor de nuestro cuerpo proviene de la oxidación de los alimentos. La velocidad con la que se produce este calor se conoce como IM y se mide en Kcal.

 

 Mecanismos de transmisión del calor

Para lograr el paso del calor de un cuerpo a otro, se requiere de alguno de estos mecanismos:

Conducción: Es el mecanismo de intercambio de energía termina entre dos superficies en contacto. Es necesario recordar que la conductividad de los sólidos es 100 veces mayor a la de los líquidos y la de estos es 100 veces superior a la de los gases.

Otro punto a considerar cuando se aplica calor por conducción es que los metales son buenos conductores, los no metales son malos conductores (por ejemplo, el cuerpo humano) y que el aire es un aislante importante.

Convección: Es la transferencia de calor que tiene lugar en un líquido o un gas. Aquí sucede que las moléculas calientes ascienden y las frías descienden.

Radiación: Es el transporte de calor a través del vacío. Es importante saber que la energía radiante se refleja en superficies blancas y se absorbe en negras.

 

Efectos de la termoterapia

 

Vasodilatación: Aumento del flujo de sangre a la zona (hiperemia). La hiperemia tiene efecto analgésico (reduce el dolor), favorece la nutrición de los tejidos y la eliminación de productos de deshecho.

Disminución de la presión arterial: El calor afecta al corazón y reduce la presión sanguínea. Si baja en exceso, pueden producirse mareos, por lo que es necesario supervisar para evitarlo.

Efecto sedante: El estímulo de calor de larga duración tiene efecto sedante, ya que favorece la relajación muscular, evita el espasmo muscular, alivia la fatiga y ralentiza la conducción nerviosa de estímulos dolorosos.

¿Qué le ofrece Starlift Lasers?

Nosotros le ofrecemos nuestro tratamiento FastShape que combina 3 tecnologías esenciales para la remodelación de su silueta, en la que se incluye la Termoterapia.

Estas tres son: La Criolipólisis, la Termoterapia y la Vacumterapia.

Las tres en este mismo orden son las que componen el tratamiento más novedoso para remodelación corporal del mercado, cada una tiene la siguiente función;

La Criolipólisis: actúa enfriando la zona tratada a la temperatura programada entre 15 y -10ºC, congelando los depósitos grasos.

La Termoterapia: A través de la Luz Infrarroja produce un leve calentamiento superficial de la piel.

La Vacumterapia: Realiza un masaje de succión a la intensidad seleccionada por su médico.

Finalmente se obtiene una disolución de la grasa de forma natural por el organismo.

Para la realización de FastShape, un profesional (médico, dermatólogo, cirujano) llevará a cabo un análisis preciso de los depósitos de grasa en su cuerpo y se le ofrecerá un trato personalizado.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.