Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico es nuestro gran aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo. Su nombre te sonará puesto que su uso está  bastante extendido y ya no son sólo las famosas quienes lo usan para rejuvenecer su rostro.

El ácido hialurónico se encuentra principalmente en la piel, articulaciones y cartílagos. Sin embargo, se va destruyendo conforme van avanzando los años. Es, por ello, bastante necesario la reposición de este componente de la piel si queremos que siga luciendo como años atrás cuando aún conservaba todo el ácido hialurónico. La alimentación juega un importante papel en nuestra piel al igual que la genética. Tenemos la ventaja de que también existen diversas fórmulas para poder reponer este componente tan importante para nuestro cuerpo.

 

Tratamiento con Ácido hialurónico

Se trata de una sustancia llamada hialurónico reticulado, que tiene un cierto espesor que nos ayuda a rellenar arrugas y surcos en el rostro.

En nuestra unidad de medicina estética, siempre utilizamos hialurónico reabsorbible y variable en función de las diferentes zonas a tratar. Existen hialurónicos específicos para: para rellenar el surco nasogeniano; el contorno de labios; redensificar ojeras; remodelar pómulos, mentón o nariz. Existen diferencias de composición y espesor del ácido hialurónico dependiendo la zona del rostro que va a ser tratada. En cada caso, nuestros Doctores deciden el tipo de hialurónico adecuado para cada zona.

Todos los hialurónicos médicos están reticulados esto permite que a la vez que cumple su función de relleno, activa la generación de colágeno natural de nuestra piel, durante un año aproximadamente que tarda en reabsorberse.

El objetivo de nuestros tratamientos es embellecer el rostro sin cambiar los rasgos naturales, un buen profesional siempre busca la armonía del rostro. Después de la sesión de ácido hialurónico podemos seguir con nuestra vida cotidiana. Los efectos volumizadores se aprecian inmediatamente.