¡Piel renovada para el 2018!

 

Con el inicio del nuevo año, seguro que más de uno habrá escrito en su lista de propósitos eso de “cuidarme más” o “echarme crema todas las noches”.  Y no es de extrañar, porque si a la falta de tiempo que nos impide cumplir con una rutina de cuidados diarios, le unimos todos los cambios bruscos de tiempo a los que nos vemos sometidos, tenemos como resultado un aspecto más desmejorado del que nos gustaría. Sí, hablamos de las ojeras de cada mañana, la piel apagada, la zonas secas del rostro, la aparición de granitos, las arruguitas de expresión que cada vez tienen menos de “arruguitas”…

¿Existirá alguna forma de hacer borrón y cuenta nueva con la piel? Aunque tiene memoria, todo mejorará con los cuidados diarios (no te tienen por qué llevar más de 10 min) y con algunos activos que encontrarás en tratamientos estéticos y en productos cosméticos que harán que luzcas una piel renovada en 2018. ¡Apunta!

 

Vitaminas

Además de las que ingerimos a través de los alimentos, nuestra piel también necesita un extra de ellas. Los antioxidantes que proporcionan son clave para prevenir y frenar el envejecimiento de la piel. Para ello, tenemos vitaminas como la C, la vitamina E o el ácido ferúlico, entre otros. Tras un tratamiento con estos componentes, notarás una piel más luminosa e hidratada, y estará protegida, que es un aspecto fundamental.

 

Ácido hialurónico

Este activo que crea nuestro cuerpo, se va degradando con el tiempo por lo que es necesario darle un extra para que la piel se muestre más hidratada, con volumen y tersa. Además de su poder reconstituyente, cuenta con un gran poder preventivo en cuanto a arrugas superficiales. Existen diferentes tipos de ácido hialurónico y la combinación de ellos ven un mismo tratamiento permite llegar a todas las profundidades de la piel.

 

Colágeno

El colágeno es una proteína esencial para nuestro cuerpo que con el paso de los años comienza a disminuir, tanto es así que a los 40 años nuestro organismo produce la mitad de colágeno que antes de los 20. Por ello, es importante seguir aportando a la piel esta proteína, no sólo para retrasar los efectos del envejecimiento sino también para combatirlos, mejorando la textura y manteniendo la piel tersa por más tiempo.

 

Agua termal

Uno de los grandes aliados, gracias a su contenido en minerales, calma, hidrata y refuerza la piel para que siga sana. Por ello, es un componente fundamental en las formulaciones de los tratamientos faciales.

 

Si este año quieres cuidarte un poquito más nuestro equipo está a tu disposición para ayudarte a ello.

¡Pide tu diagnóstico gratuito llamando al 933968911 a nuestra Clinica!